BLW- Nuestra experiencia.

Cuando mi solete pequeño cumplió los 6 meses, estaba más que preparado para comenzar el BLW, ya llevaba un tiempo sentándose perfectamente y como estaba con nosotros siempre en las comidas y las cenas, ya mostraba su interés por la comida. Muchas veces hacía amago de querer coger algo de comida y algo que hacía, que me resultaba muy gracioso, era imitar con su boca el gesto de masticar. Nos miraba, hinchaba sus mofletes y hacía ruidito de masticar aire.

Teníamos por tanto, todo lo necesario para comenzar, y contábamos con unos básicos de Ikea perfectos para BLW:

  • La Trona ANTILOP con la bandeja. Ya la teníamos de cuando la usamos con mi solete grande y está intacta. A mi parecer, es la mejor opción del mercado, tanto por su precio (17,99 €) como por su practicidad y resistencia. Y sobre todo, porque al ser todo plástico, es facilísimo de limpiar.
  • Babero KLADDIG. Un babero plastificado con mangas, perfecto para mantener limpia su ropita. Nosotros lo tuneamos, poniéndole unas tiras de belcro en la parte baja, para pegarla a la trona, de esta manera lo que se le caiga se queda ahí a modo de bolsa. Muchas veces, si algún trozo se le escurría en los dedos, en su intento de volverlo a coger, él mismo lo empujaba y caía al suelo, de esta manera, él tan feliz de poder recuperar lo que se le cae.
  • Platos, cuencos y vasos de plástico de colores KALAS. De plástico porque volarán más de una vez. Además se pueden lavar en el lavavajillas.
    IMG-20170313-WA0033

Screenshot_2017-03-12-17-16-03Para una mayor organización y planificación con las comidas del resto de la familia, en un calendario apunté los alimentos a introducir en ese primer mes. Reconozco, que al principio me dio muchísima pereza empezar con la introducción de los alimentos, ¡con lo cómoda que era sacar la teta y listo! Por eso me decidí a probar este método, porque no quería estar pendiente de hacer distintas comidas para el pequeño y para el resto de la familia aparte.

Aunque reconozco que al principio, no hicimos un BLW puro, porque combinaba algún que otro puré casero, aparte de que nosotros también comemos purés, así que el día que tocaba, y que él ya tenía introducidos los ingredientes del mismo, comía puré. Para mí, lo más valioso del método, aparte de todos los beneficios que te expliqué en el post BLW-introducción, era que el peque pudiese comer lo mismo que nosotros. Tampoco todos los alimentos los tomaba él. Siempre le dejo el plato para que él lo coja, pero había ocasiones en las que yo se lo daba, por ejemplo, las lentejas, pero porque él así lo pedía. Él jugaba con la comida, pero me abría la boca esperando que yo se la diese… ¡cómodo que es el pequeñajo!. Hoy por ejemplo, comimos arroz blanco con tomate y tras unos cuantos puñados que se ha llevado a la boca, se ha empezado a enfadar hasta que me he dado cuenta de que lo que quería es que yo se le diese. Lo que quiero decirte con esto, es que lo importante es que al final los dos estéis cómodos, que el bebé disfrute de la  hora de la comida.

La mejor forma de ofrecer los alimentos, son en gajos o tiras grandes de manera que el alimento sobresalga de sus manitas, así lo podrán agarrar bien y la parte sobrante, se la puedan comer sin problemas de que se les escurra y ya ellos gestionarán el trocito que se meterán a la boca. Si se lo damos cortado en trocitos, corremos el riesgo de que se atraganten, por eso es mejor que sean ellos mismos los que decidan cuánto se meten a la boca.

Lo primero que le dimos a probar fue el pan, por aquello de introducirle el gluten, después de los 6 meses y antes de los 7 meses ya que los estudios más recientes, dicen que la probabilidad de que genere alergia al mismo, se reduce bastante.

Panecillos

Nosotros hacemos el pan casero, así que lo que hice fue hacer una hornada sin azúcar y sin sal para el peque. La primera vez, dividí la masa en varias piezas y horneé todos los panecillos y congelé. Así iba sacando según lo iba necesitando. Otra vez, congelé la masa en panecillos individuales y cuando iba a hornear un pan para la familia, aprovechaba y horneaba uno para él.

Entre las primeras frutas que probamos, el plátano es su preferido y el más fácil de gestionar, aparte que les suele encantar. Cuando se lo enseño se vuelve loco o si ve a su hermano mayor con uno, ha de compartirlo con él. Se le puede ofrecer, pelado hasta la mitad, de manera que así pueden agarrarlo por la zona con piel, por lo escurridizo que es.
Nosotros probamos así, pero no nos funcionó, porque parecía llamarle más la atención la parte cubierta del plátano e intentaba chupar y morder la zona con piel, así que los primeros días se lo sujetaba yo cerca para que él se acercase y le diese el bocado y al poco, enseguida lo gestionó superbien él solito.

IMG-20161206-WA0030 (2)20170123_152709 (2)
La pega del plátano es que al comenzar con los sólidos, es probable que el niño se estriña, por lo que no podíamos tampoco abusar mucho. De hecho mi solete pequeño pasó unos días bastante durillos. Por lo que es importantísimo hidratarles y ofrecerles constantemente agua.

La manzana, se la ofrecí asada, por la dureza que tiene, pero no fue de su agrado y es una fruta que hemos optado por introducirla en galletas o magdalenas. Lo mismo le ocurre con la naranja, no sé si será el sabor fuerte pero no la quiere en pieza.

La mandarina, en gajos cortados por la parte de arriba, para que pueda sacarle el jugo, ahora las come muy bien. Al principio, chupaba y luego escupía la piel.

La pera, le fue difícil de gestionar, porque se le escurría muchísimo, así que también optamos por introducirla en galletas y magdalenas. Ahora ya la gestiona genial y es una de sus frutas preferidas.

Melón y Sandía en trozos grandes, son muy fáciles de gestionar para ellos, y además por la época del verano, son muy refrescantes.

Kiwi y Fresas por ser altamente alergénicas, las retrasamos hasta los 9 meses. Las pirmeras veces que las probó no pareció gustarle. Se las seguí ofreciendo y llega un día que algo cambia, y se lo comen. Por lo que te recomiendo que si algún alimento de primeras, no parece gustarle, sigue ofreciéndoselo de vez en cuando, que al final lo probará y se lo comerá.

En cuanto a verduras, patatas, calabacín, brócoli, este por excelencia, es el que mejor gestionan y les encanta su sabor! zanahoria. Todo cocido y en tiras. Poco a poco, en guisos, la cebolla, ajo, pimientos, etc. Ahora lo que le hago mucho es menestra de verduras, así puede comer una gran variedad de verduras y es de sus comidas preferidas.

El tomate se lo introduje por las mañanas, en el desayuno le daba una rebanada de pan con aceite virgen extra de oliva y tomate huntado. Después en las comidas, siempre le dejo un trocito de tomate.

El huevo, estaba deseando introducirlo, porque sin huevo, nos vemos más limitados en las comidas. Se lo introduje a los 9 meses, aunque se puede introducir desde los 6 meses, porque si va a ser alérgico, lo será igual con 6 que con 9 meses, pero una reacción alérgica, no es lo mismo para un bebé de 6 meses que para uno más mayor. Directamente le ofrecí una tortilla muy cuajada que para mi sorpresa, me rechazó. Así que le ofrecí el huevo en filetes de pollo empanados, albóndigas y una vez ya introducido pasamos ya de ahí a hacer el mismo menú de casa para todos. A día de hoy… no ha cerrado la boca en ningún momento, es más, he de dejar de darle de comer, porque por él, seguiría y seguiría.

20170216_205231
Mi solete pequeño comiendo filete de pollo

La carne en tiras al principio, en hamburguesas… una vez que ya lo gestiona bien, se la ofrezco en trocitos que él va cogiendo a su antojo.

El pescado al ser más fácil de masticar y se deshace mejor, en trocitos.

Nuestra experiencia ha sido super positiva, es un niño que se pone contento en cuanto le sentamos en la trona, que se enrabieta si su plato se ha quedado vacío y ve que hay más comida alrededor, que come de todo, que nos podemos ir a cualquier lado que no habrá problema de qué darle de comer. Cosa que recuerdo con el mayor, como saliésemos de casa y decidiésemos sin planearlo comer fuera… enseguida era buscar para comprar un potito! o no pudiendo hacerlo, desechar la opción de comer fuera por él.

 Él mismo nos pide ya comer sólidos, si en alguna ocasión le damos puré, debemos tener a mano un trozo de pan, porque nos pide algo para masticar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s